miércoles, 31 de enero de 2007

Pensamientos trasnochados

Escapar, salir huyendo, desencadenarme de mi y de mis ideas. Soltar los lazos que me unen a la realidad, a la consciencia. Que mis únicos amarres sean mis sueños y deseos. Que antiguas sonrisas guíen mis pasos, y futuras miradas orienten mi camino.
Pensamientos livianos pueblan mi cabeza y arrastran mi existencia hacia un peligroso abismo ante el que no sé reaccionar.

La felicidad aguarda más cerca de lo que creemos, se esconde en la siguiente esquina, juega a hacerse la escurridiza. Sólo hay que tomar la decisión correcta y atraparla, sin miedo a volverla a perder. Este tren pasa más veces, y hay que cogerlo siempre que abre sus puertas frente a ti. No hay que dudar ni un segundo, porque no espera. El temor a perder la felicidad es lo que nos impide disfrutarla.
Pensadlo en la próxima oportunidad que se os presente, y agarradla con fuerza.

La Hermanita de la Caridad

2 comentarios:

La Criticona dijo...

Se hará lo que se pueda

Gil Mtz dijo...

Soñar es el primer paso para lograr grandes cosas....

Y si también pienso que el temor a perder la felicidad, es lo que nos provoca no ser felices.

Saludos....

Blog Widget by LinkWithin