jueves, 11 de junio de 2009

...


Un año llevo sirviendo de armadura para el guerrero.
Y, en este tiempo, el acero ha flaqueado, se ha rendido, no ha resistido, ha dejado que, a veces, la espada rozara la piel del gladiador, dañándole.
Quizás la armadura no ha sido de la calidad esperada y ha dejado al luchador, en ocasiones, desamparado.
Pero el herrero lo ha comprendido y ha decidido reparar la coraza defectuosa de manera gratuita en su fragua, sin perjuicio al trato hecho al inicio de la transacción.
¡Esta armadura sí será noble!


La Hermanita de la Caridad

3 comentarios:

Antoniojezu dijo...

¿El de la foto soy yo? :-). ¡Qué ilusión!. No me importan ni el año ni los años, porque lo que me importa es el día, la vida. No eres armadura, eres piel. Tequila!.

Hermanita de la Caridad dijo...

Has visto lo guapo que estás en el dibujo?? jaja.
Besos

tolosnombres dijo...

Suena a Paulo Coelho... me gusta la metafora. bss

Blog Widget by LinkWithin